Image

«Serie Esmeraldas y Leones»

26-10-2018 | Por: Regina Cellino

Le Pecore Nere comienza una nueva aventura en el mundo de los pequeños y medianos lectores con la Serie Esmeraldas y Leones. Los textos, construidos a través de ediciones cuidadas y ricos en matices, ponen de manifiesto el punto de vista del niño o la niña y lo acompañan en el ingreso a la cultura de lo escrito. La colección está pensada para que la lectura sea un momento de encuentro mágico entre el adulto y el niño, o una reunión de juego entre niños y niñas, o simplemente, un espacio para el silencio y la introspección. El primer libro que da comienzo a la serie es ¡Yo puedo solo!, de Manuela Garbarini, ilustrado por Carolina Yuale. Aquí les dejamos el relato de la escritora.

«Los libros tienen su destino» por Manuela Garbarini
A veces tomo distancia de las palabras, o de las etiquetas, que son casi la misma cosa o se parecen bastante; me peleo con el lenguaje como convención condicionada y condicionante; desconfío de la lengua como instrumento válido para captar y contar la realidad tal como es, en su esencia. En esos momentos, que son muchos, le escapo a la literatura como oficio y caigo en la cuenta de que tal vez nunca vaya a convertirme en una escritora full time. Sólo puedo escribir sobre aquello que me atraviesa, que necesito aprender, que busco trascender, sobre aquello que no me es indiferente, que considero importante, auténtico, vivo, poderoso, sobre aquello que late, que es.
Siempre me gustó leer (aunque suene paradójico, siento una gran admiración por quienes no bajan los brazos en el intento de ponerles palabras justas y exactas a las cosas). Consecuentemente, siempre me gustó escribir, ejercicio que no pude, no supe o no quise poner en práctica -salvo escasas excepciones- hasta el nacimiento de mi hijo León. Con él nació y nace a cada instante lo que no me es indiferente, lo importante, lo auténtico, lo vivo, lo poderoso, lo que late, lo que es. Y automáticamente sobrevino y sobreviene a cada instante el impulso de metabolizar las experiencias de mis múltiples «yo» (adulta, niña, madre, puérpera, hija, etcétera) a través de la expresión, proponiéndoles una tregua a esas palabras con las que a veces entro en guerra, convirtiéndolas en herramientas para la reflexión, en vehículos para la transformación.
Escribir sobre mis vivencias en relación a la maternidad o escribir cuentos para chicos inspirados en la libertad del ser, son dos cosas distintas, pero similares. La esencia, que es intentar manifestarme sobre lo que no me es indiferente (perdón por insistir en la importancia de lo importante), se mantiene. Así como se mantiene en mí la búsqueda incansable, a veces laberíntica, de un estar en el mundo más conectado, más amoroso.
¡Yo puedo solo! es mi primer cuento para chicos que verá la luz de la mano de la Editorial Le Pecore Nere. Inspirado en la filosofía Montessori, el método Pikler, la educación libre y la crianza respetuosa, es una invitación a resignificar al niño como el gran maestro, recordando que él/ella guarda dentro de sí una guía sagrada de evolución: el patrón para su propio desarrollo. El relato también es para madres, padres, tíos, abuelos y educadores.
Habré alcanzado el objetivo que me propuse al escribir esta historia si logro empoderar a todos los pequeños lectores y sensibilizar al menos a algunos adultos sobre el valioso proceso de construcción del sentido de libertad durante los primeros años de vida.

« Volver